Home / Noticias / Restaurar para invertir en el futuro, el retablo de Serradilla
Restaurar para invertir en el futuro, el retablo de Serradilla

Restaurar para invertir en el futuro, el retablo de Serradilla

Carmen Fernández Bermeo y Carmen Riego Espinel son las técnicas especializadas en restauración y conservación que han comenzado esta semana la restauración del retablo, del siglo XVI de Serradilla del Arroyo, respaldada económicamente por la Junta de Castilla y León y un movimiento vecinal que comenzó hace un año y que ha logrado que esta iniciativa saliera adelante con el objetivo de poner en valor este bien cultural en la localidad.

Estas restauradoras salmantinas cuentan con una experiencia de veinticinco años en este ámbito, con la realización de trabajos en Palencia, Segovia y, sobre todo,  en Salamanca capital (retablo de San Julián y en San Boal , tallas en las Dueñas, Dominicos y Catedral) y provincia (gran número de piezas del Museo Carmelitano de Alba de Tormes,  retablos de Segoyuela y San Cristóbal de la Cuesta, tallas en Tamames y, lo más reciente, un cuadro de un Cristo Crucificado de la sacristía de la Catedral de Ciudad Rodrigo que será entregado el próximo sábado).

El retablo  de Serradilla del Arroyo está bastante deteriorado debido a xilófagos, humedad, polvo y al envejecimiento de los materiales; Carmen Riego explica que a esto se añade que la primera ubicación de este retablo fue el Monasterio de la Caridad, cercano a Ciudad Rodrigo, por lo que “el montaje repercute en el estado de las piezas, no están bien asentadas, hay fallos de estructura, y luego las personas que han ido pasando por el retablo que ha tenido varias intervenciones anteriores” que no se pueden considerar restauraciones, porque no siguen los criterios propios de técnicos especializados.

Y es que, cada vez son más habituales las intervenciones en bienes culturales y artísticos, que son realizadas por personas que no tienen ni la formación ni el conocimiento apropiados, Carmen Riego Espinel dice que “hay muchos cursos en distintas escuelas que la gente los hace pero no hay una titulación oficial” y añade que no es fácil porque son muchos campos sobre los que hay que tener conocimientos, “hay que saber de química, de historia, de procedimientos técnicos, es muy costoso, se necesita mucho tiempo para aprender y, aun así, también tener mucho respeto a la obra”.

El respeto por el patrimonio cultural y artístico se vulnera en muchas ocasiones por manos inexpertas, como ha sido evidente con casos mediáticos como el de Borja o Estella, estas restauradores destacan que con estas actuaciones se “destroza” la obra de manera irreversible, por ello pretenden que se valore las intervenciones realizadas con técnicos especializados y, en esta ocasión, mostrarán al pueblo cómo se ha desarrollado todo el proceso con un acto público donde se exhibirá la restauración de una tabla en distintas fases e insisten en que su taller está abierto a todas las personas que quieran interesarse por su forma de trabajar.

Estas técnicos, que forman parte de la Asociación de Conservadores y Restauradores de España (ACRE) y de la Asociación de Conservadores y Restauradores de Castilla y León (ACRCYL), y señalan los tres criterios básicos de restauración: reversibilidad, todo lo que se añada se tiene que poder retirar, legibilidad (se tiene que distinguir del original porque sino se caería en una falsificación) y estabilidad (materiales estables y compatibles con el original).

La intervención en el retablo de Serradilla del Arroyo era urgente, el aspecto mate, ennegrecidos y pulverulento es notable a simple vista, y ya si en la cercanía destacan las pésimas intervenciones realizadas por manos inexpertas que han repintado algunas zonas, por otro lado presenta una película pictórica a punto de desprenderse, Fernández Bermeo apunta que “lo mínimo que hay que hacer es una fijación de la policromía y un sentado a la tabla (…) El deterioro es alarmante y va muy rápido”.

La restauración también es necesaria para la datación precisa, ya que se sabe que el retablo es de la primera mitad del siglo XVI, posiblemente hispano-flamenco, pero se realizará un estudio histórico-artístico  serio para ubicar la posible autoría y escuela, algo muy importante dada la ubicación inicial de este retablo cercana a la catedral de Ciudad Rodrigo, donde se hallaba el retablo de Fernando Gallego de finales del XV, hoy en el museo de la Universidad de Tucson (Arizona, Estados Unidos).

En estos momentos, se está sentando y fijando la policromía como primera intervención, después se desmontarán las tablas para llevarlas al taller para poder trabajar con otros medios más adecuados y mejores, y a partir del mes de abril volverán a Serradilla del Arroyo para tratar la armazón de madera y estructura, de modo que la intervención estará completa el próximo San Lorenzo, fiesta patronal de la localidad.

Los vecinos han apostado decididamente por esta restauración y consiguienron recaudar en un año 22.000 euros (a través través de lotería, venta de camisetas y suscripción popular), la Junta de Castilla y León aportará 15000 euros y además hay un mecenas particular y anónimo que apoya esta restauración que costará unos 81.000 euros.

Los vecinos de Serradilla creen que se trata de invertir en el futuro ya que revalorizará turísticamente la zona, a las puertas de las Batuecas y del Centro de Interpretación de los Fósiles Marinos de Monsagro,  además esta obra se podría incluir en la ruta de los retablos restaurados de la Sierra de Francia.

Puedes escuchar este reportaje aquí:

Scroll To Top

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies